4 Importantes preguntas que necesitas hacerte

Hace un  tiempillo empecé un libro tipo devocional de esos que lees un fragmento cada día, se llama “Una vida con propósito” del autor Rick Warren, confieso que lo dejé a medias, ya que por ser de ese tipo de lecturas me gusta más tener el libro en físico que en digital, no sé tú a mi se me hace más sencillo hasta para tomas apuntes, y hablando de apuntes, hubo una parte en específico que se me quedó y desde luego quería compartirles.

Con todo este rollo del minimalismo y de tener una vida cada vez más simple, me he dado cuenta de que es imprescindible que hagas un autoanálisis de muchos aspectos de tu vida, no solamente para saber en qué cosillas estás fallando y corregirlas, sino que también para procurar la mejora continua en todo lo que haces, y alcanzar un estado de satisfacción más completo.

En este libro el autor hablaba de cuatro preguntas importantes que toda persona necesita hacerse para llevar a cabo dicho autoanálisis. Esto no solamente aplica a tu vida espiritual, sino que es una herramienta para lograr una mejora integral, a la vez que trabajas en cuatro puntos totalmente diferentes, te darás cuenta de que están conectados entre sí, y que la medida en que hagas bien  o mal uno de ellos, eso afectará lo demás. Y bueno sin más rollo nos vamos a las preguntas.

1- ¿Cómo inviertes tu tiempo?

El tiempo es uno de los tesoros más valiosos que posees, debes cuidar la manera en que lo utilizas porque pasa volando y no hay vuelta atrás.  Necesitas aprender a organizarte la vida, no digo que vayas por ahí agendando cada paso que des, porque muchas veces tenemos una agenda super robusta y no cumplimos ni con la mitad, pero sí es importante que sepas guardar un espacio para cada cosa, que si trabajas, que el estudio, la familia, los amigos, proyectos nuevos, descanso, pasatiempos, y el más importante a mi parecer, tu espiritualidad.

A veces caemos en la rutina, y nos olvidamos de sacar ese tiempo para meditar y agradecer a Dios por todas las bendiciones que Él nos da. Tómate un tiempo para analizar todas tus actividades y determina cuales de ellas son realmente importantes para ti y agregan valor a tu vida. Desecha esos afanes que consumen tu tiempo y no te permiten avanzar, y más aún aquellos hábitos que definitivamente te hunden a la mediocridad y te hacen perder el foco de tu objetivo.

2- ¿Cómo gastas tu dinero?

En este punto quiero hacer un señalamiento importante, y es que para mi no es lo mismo gastar que invertir. Cuando haces un gasto sabes que no recuperarás ese dinero, consumes lo que compras, en la mayoría de las veces cosas innecesarias, pero cuando inviertes tomas una parte de tu dinero para algo que sabes que a mediano o largo plazo te dará un fruto. Necesitas decir un NO mayúsculo al consumismo tal como lo mencioné en el post anterior , y empezar a ordenarte con tus finanzas.

Obtendrás grandes beneficios si logras esto, no solo a nivel financiero sino también emocional, tendrás una vida más tranquila al no estar siempre endeudado, eso te dará mucha paz interior créeme, con el tiempo se te hará un hábito y serás más ordenado, te alcanzará el dinero para cosas que sí son importantes, como en mi caso los estudios. Una cosita que no puedo omitir mencionar es, no te olvides por favor de dar a los necesitados, recuerda que es un mandamiento, y como seres humanos debemos apoyarnos entre nosotros, además manos que dan nunca están vacías.

3- ¿Cómo usas tus talentos?

Es evidente que a algunas personas  nos cuesta encontrar cuales son nuestros talentos más que a otros, y es verdad que hay personas que son buenas en casi todo. En mi caso siempre se me ha dificultado saber para que soy buena, al menos por ahora creo que se me da lo de escribir, no seré la super escritora pero es algo que me fascina, y por eso tomé la decisión de usar ese talento para algo bueno, creé este blog con la idea de compartir contenido positivo e inspirador.

De igual manera tú, puedes empezar a trabajar esas cositas que te encantan hacer, como cantar, dibujar, diseñar, actuar, si te gusta trabajar con pequeños, si eres muy creativo, que sé yo, miles de cosas que sabes hacer y puedes sacarle provecho, recuerda la parábola de los talentos, no sea que Dios te haya dado un tesoro y tú lo escondas del mundo, sal afuera e inspira a otros, has del mundo un lugar mejor, a tu manera. 

4- ¿Cómo valoras tus relaciones?

La última pero no menos importante pregunta, me hace reflexionar en que aunque tenga tiempo, dinero y talentos, si me aislo, si soy egocéntrica y no pienso en mi prójimo, todo esto de nada me sirve. Somos una sociedad, cuya base es la familia, y creo que por ahí debemos empezar pues es claro que no podemos ser luz en la calle y oscuridad en la casa. Aprende a valorar a tu familia, o en dado caso a aquellas personas que siempre están a tu lado apoyándote.

Es cierto que aveces creemos que las personas jamás se irán, pero no es así, unos nacen y otros mueren a diario, nada te garantiza que esa persona que tanto quieres estará ahí mañana, por eso ama hoy, dedica tiempo hoy, expresa hoy de todas las maneras posibles tu aprecio hacia los demás. Y un detallito importante, corta de raíz con las relaciones tóxicas, no andes por favor con personas que no hacen bien a tu vida, si bien hay que amar al prójimo, y a los enemigos, tampoco te metas en el campo de batalla del lado del enemigo, no sea que caigas en una trampa. Nutre y valora las relaciones que te inspiran a ser una mejor persona.

Espero te haya gustado este post, y haya sido de edificación para tu vida, si fue así te invito a compartirlo con alguien más, de igual manera te insto a realizar el ejercicio, pues este es un análisis muy general, a ti te corresponde hacer un autoanálisis personal.

Saluditos!

Anuncios

Todos tenemos cicatrices memorables

Hace unos días mientras tomaba un baño, me quedé apreciando las cicatrices que tengo en el abdomen, son pequeñas pero no dejan de notarse, me quedaron por una operación que tuve hace aproximadamente ocho meses.

Recordé cuando estuve internada, juro que fue la semana más larga de mi vida, estaba deseando tanto regresar a casa, y peor aún la incertidumbre me estaba matando. En una camilla sin nada que hacer y como estuve un buen rato vi llegar e irse varias mujeres, y solo yo y mi compañera María, una anciana adorable, permanecíamos ahí.

Me causaba un poco de gracia ver la preocupación que tenían algunas, la mayoría mujeres maduras, por las cicatrices que quedarían en su cuerpo después de ser intervenidas, se recomendaban unas a las otras los mejores productos que a su parecer les dejaría la piel como si nada, porque sino, como podrían volver a usar bikini ¡Inconcebible!

Yo mientras tanto me tragaba el miedo que tenía, mentalizándome en que todo saldría bien, después de todo tenía a mis seres queridos conmigo, una familia que me esperaba con ansias, y que estoy segura que cada vez que me visitaban deseaban tomar mi lugar, y por supuesto mi compañero fiel que no hubo día que no llegara, me cuidara y deseara quedarse allí conmigo.

Fue en esos momentos de adversidad donde vi el poder de Dios realmente actuando en mi vida, desde el primer día, la atención fue la mejor, las personas amables, y por si fuera poco los milagros de Dios, porque si soy sincera puede que aún estuviera esperando por esa operación.

Mientras a muchas de esas mujeres les habían programado su cirugía con varios meses de anticipación, ahí estaba yo, sorprendida por un enfermero que de pronto me llevaba a sala de operaciones porque otra señora no llegó, ¿Coincidencia? No existen para mi.

El hecho es que estas cicatrices, me recuerdan esos días de confianza en Dios aún en medio del temor, así que además de que creo que nunca usaré bikini, esas cicatrices son memorables, al igual que las cicatrices que llevamos todos en el corazón, por nada del mundo las quitaría de mi.

Si te inspiró mi experiencia, compártelo.