¡Celebra un Yom Kippur diario!

“El día diez del mismo mes séptimo será el Día del perdón. Deberán celebrar una reunión santa, y dedicar ese día al ayuno, y quemar una ofrenda en honor del Señor” (Levítico 23:27).  

El Yom Kippur conocido también como el “Día del Perdón”, es uno de los días más solemnes que el Creador mandó a guardar a su pueblo. Un día donde nos afligimos a nosotros mismos, absteniéndonos de toda clase de placeres, el mandamiento es muy claro de aplicar.

Sin embargo, ¿Debemos esperar un año entero para tener una actitud humilde, y aceptar que  somos pecadores? Entre más buscamos a Hashem más nos damos cuenta de que requerimos de su misericordia cada día. Al ayunar buscamos morir a nuestro orgullo, aceptando nuestras debilidades, pero fortaleciéndonos en Él, reconociendo que nos sostiene.

Diariamente podemos llevar nuestra ofrenda ante el Eterno, aún sin un templo o un animal que sacrificar, así como en Isaías 58:6 donde por medio del profeta Di-s dice:

 “El ayuno que a mí me agrada consiste en esto: en que rompas las cadenas de la injusticia y desates los nudos que aprietan el yugo; en que dejes libres a los oprimidos y acabes, en fin, con toda tiranía” 

A Hashem le agrada que guardemos su palabra, y cumplamos con los mandamientos que Él nos dio, pero no de una manera vacía, sino que vaya de la mano con la parte espiritual, es nuestro deber hacer el bien a nuestro prójimo, ayudando a los afligidos, practicando la justicia y la bondad.

Y finalmente quiero hablar del punto central de esta solemnidad: el perdón, o como suelo llamarle “La medicina del alma”. Al perdonar nos liberamos del rencor que llegamos a albergar en nuestro corazón por las ofensas que otros nos hacen, ese rencor cuando no lo sacamos se apodera poco a poco de nuestro ser y nos llena de amargura, nos aisla de todo.

Al tomar la decisión de perdonar, incluso cuando no vemos frutos de arrepentimiento de la otra persona o sin recibir una disculpa, te liberas y ya no eres esclavo de todos esos sentimientos negativos,  puedes vivir en armonía, contigo mismo y con los demás.

Por supuesto podríamos pensar que es fácil llegar ante Di-s y confesarnos en la intimidad con Él con la certeza de que perdona nuestros pecados, y luego ir tranquilamente a ofrecer nuestras ofrendas, a dar nuestra alabanza pero claramente esto no es lo que el Eterno quiere de nosotros Él desea de ti sinceridad, tal como lo dijo Yeshua:

Así que, si al llevar tu ofrenda al altar te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí mismo delante del altar y ve primero a ponerte en paz con tu hermano. Entonces podrás volver al altar y presentar tu ofrenda” (Mateo 5: 23-24). 

No puedes presentarte ante Di-s si tu conciencia no está tranquila y sabes que hay una barrera entre tú y tu hermano, pues si no puedes demostrar amor a él a quien ves físicamente, tampoco puedes hacia Di-s a quien no ves, y sino no puedes mostrar tu arrepentimiento cuando has actuado mal con tu prójimo, como podrías pretender que Hashem acepte tus peticiones de perdón.

Recuerda que aunque Hashem estableció fechas especiales, no sabemos cuándo será nuestro último día,  no tenemos la certeza de que llegaremos a esa festividad, por eso necesitamos celebrar un Yom Kippur diariamente, procurando estar en paz con nuestro prójimo y por supuesto con Di-s.

¿Alguna vez has experimentado la libertad del perdón?

Anuncios

Tu camino hacia la libertad

Se acerca Pesaj, una fiesta muy importante para cada judío que vive fuera o dentro de Israel. Si eres judío seguramente andas corriendo con los preparativos, asegurándote de que todo vaya a salir a la perfección.

Pesaj es una festividad con un seder bastante cargado, cada cosa tiene su lugar, cada persona tiene algo que hacer. Hoy, a menos de un día para que comience esta fiesta me pongo a reflexionar un poco en el significado que tiene: LIBERTAD.

Conmemoramos ese momento de la historia cuando Dios con mano firme sacó a su pueblo de la esclavitud en Egipto, haciendo evidente su poder por medio de muchas señales y prodigios. Y la gran pregunta que me hago hoy es si muchos años después de eso ¿Soy yo una mujer libre?.

A pesar de que la esclavitud fue legalmente abolida, constantemente vemos en las noticias las muchas injusticias que se cometen en algunos países donde personas son asesinadas sin  derecho a nada. Y yo, que vivo en un país en donde ni siquiera hay ejercito ¿Me estoy cuestionando si soy una persona libre?.

Precisamente no me refiero a un estado de libertad en donde me dan oportunidad de elegir, donde alguien más defiende mis derechos, y reconocen mi independencia, más que eso me cuestiono si yo en verdad elijo lo que quiero o me dejo llevar por lo que dicta la sociedad, donde defiendo mi creencia y mi fe aun cuando eso no signifique que pierda mi vida y no calle solo por temor o vergüenza.

Hablo de mi libertad espiritual. De un tiempo hacia acá he venido pensando en todos esos hábitos, personas y lugares que no nos permiten ser personas libres, que  nos roban tiempo que podríamos usar para cultivar nuestra espiritualidad, que además ya es una ardua labor. Nos esclavizamos a  redes sociales, modas, personas… etc. Pero no es suficiente con saberlo hay que enfrentarlo, no es tan fácil pero se puede trabajar en ello.

No importa donde estemos físicamente, nuestro espíritu debe ser libre y aunque seamos personas llenas de imperfecciones, aunque hayamos cometido el peor de los pecados, hay alguien que no tomó en cuenta su propia voluntad, y entregó su vida para que tú y yo fuéramos libres. Yeshua, es comparado a aquel cordero que por medio de su sangre en las puertas de la casas de los hebreos hizo que la muerte pasara por alto.

Ahora es nuestro deber aceptar esa regalo, no nos sentemos a esperar que la masa leude, escuchemos el llamado de nuestro libertador y salgamos de todo ese Egipto que nos consume día a día, y tomemos la decisión de emprender nuestro propio camino hacia la libertad.

“Yeshua regresó a Galilea en el poder del Espíritu, y se extendió su fama por toda aquella región. Enseñaba en las sinagogas, y todos lo admiraban. Fue a Nazaret, donde se había criado, y un sábado entró en la sinagoga, como era su costumbre. Se levantó para hacer la lectura, y le entregaron el libro del profeta Isaías. Al desenrollarlo, encontró el lugar donde está escrito: -El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado para proclamar libertad a los presos y dar vista a los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos, para proclamar el año del favor del Señor-. Luego enrolló el libro, se lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos los que estaban en la sinagoga lo miraban detenidamente, y él comenzó a hablarles: “Hoy se cumple esta Escritura en presencia de ustedes.” Lucas 4:14-21

 Jag Pesaj Sameaj!

Photo by Unsplash